¿Buscas algo para leer?

S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S  

miércoles, 29 de mayo de 2019

Nosotras/Nosotros - Ana Romero, Valeria Gallo (2019)

"Hace mucho tiempo se nos prohibían montones de cosas. Había verbos peligrosos a los que no podíamos asomar la nariz. Ni los ojos. Tampoco la boca", dice ella. "Hace mucho tiempo nos obligaban a hacer montones de cosas. Había verbos que ejecutar con urgencia para mantenernos alejados de las peligrosas emociones", dice él. Un diálogo poético y reflexivo sobre lo que significa ser "hombre" y "mujer". Los textos breves, pero de gran profundidad, nos llevan a experimentar diferentes emociones y a cuestionarnos sobre los prejuicios que muchas veces reproducimos en nuestro trato con los otros.


📚 Autor: Ana Romero (texto), 
Valeria Gallo (ilustraciones)
📚 Editorial: Fondo de Cultura Económica
📚 ISBN: 9786071659088
📚 Formato: Pasta dura
📚 Páginas: 48
📚 De venta en: Amazon
Estimados Lectores:

El día de hoy les traigo un libro precioso editado por el Fondo de Cultura Económica, que trata de un tema fundamental para hablar con nuestros pequeños: equidad de género.

Está muy vigente (y más que nunca) el tema del feminismo, de la equidad, de los derechos de las mujeres. Entonces cualquiera pudiera pensar: ¿qué tiene de diferente este libro?

Además de ser dirigido al público infantil, Nosotras/Nosotros nos muestran literalmente las dos caras de la moneda.


El libro tiene una original forma de presentar ambos lados del debate, puesto que una de las caras el lado femenino, "Nosotras", mientras que del otro lado, podremos hojear la otra mitad del libro dedicado a los estereotipos masculinos, el "Nosotros".

Pero llegando al tema que trata el libro, seguro se preguntarán:

¿Por qué es importante hablar de estos temas con los niños? ¡No lo entenderán!

Bueno, está demostrado que los hábitos y creencias básicas adquiridas en los primeros años de vida son decisivos para la edad adulta. Robo un pedacito de este artículo de Expansión:

Los menores entre 2 y 6 años aprenden estereotipos sobre juguetes, habilidades y actividades típicamente asociados con cada género, según el análisis de más de 150 artículos, entrevistas, libros y otras investigaciones. Los niños entre las edades de 7 y 10 comienzan a atribuir ciertas cualidades a las mujeres y los hombres, tales como que los hombres son agresivos y las mujeres son emocionales.


Aquí radica el gran valor del libro, que nos permite transmitir a los niños, a través de frases sencillas e ilustraciones atractivas, la idea de equidad entre niños y niñas, hombre y mujeres.




Si creemos en que la equidad es fundamental para una sociedad más justa, justo como con la lectura tenemos que iniciar cuanto antes, tenemos que dar el ejemplo y comenzar a hablar de ello en casa, ya que, si dejamos que lo aprendan en la calle, lo que aprenderán será más de lo mismo y nunca evolucionaremos como colectivo.

Un gran detalle en el libro y que me encantó, es que la equidad de género no lo tratan únicamente por la parte de la mujer, como suele darse, sino que habla mucho de los estereotipos que también sufren los hombres, de ese hombre macho, fuerte, rudo y sin sentimientos que han puesto como ejemplo inalcanzable que limita la inteligencia emocional de ese género.



¿Y por qué debe interesar a una mujer hablar de los derechos de los hombres? ¡Somos las mujeres las que estamos en desventaja!


Efectivamente, somos las mujeres las más perjudicadas con estos cuadrados roles que la sociedad ha creado, ya que nosotros deberíamos ser las sumisas, obedientes, lindas y delicadas criaturas que solo saben adornar un cuarto, sin opinar o cuestionar nada.

Sin embargo, la sociedad no solo está compuesta por mujeres. Los hombres también forman parte de ella, y si queremos ejercer un cambio real, aunque sea a largo plazo, debemos introducir en la mente de nuestros pequeños que está bien llorar, que no por ser hombre tiene que ser ese súper macho que pintan en las películas, un hombre puede equivocarse, puede sufrir, puede cuidar niños o puede hacer lo que sea que quiera hacer, que es exactamente lo mismo que las mujeres.

De esto realmente no me cayó el veinte hasta que nació mi hijo y pensé en qué hombre quería que fuera cuando creciera. Esta idea también se reforzó al darme cuenta que la misma sociedad machista ha quitado derechos también a los hombres por los mismo prejuicios.

¿Sabían que los hombres no tienen derecho a obtener una pensión por la muerte de su esposa, a menos que haya sido dependiente económico y cuente con alguna discapacidad? A diferencia de las mujeres, que se asumen frágiles e incapaces hasta por nuestras propias instituciones, los hombres en México sí necesitan demostrar una incapacidad para generar dinero por su cuenta para recibir una parte del ingreso que recibía su pareja.

El mismo Instituto Mexicano del Seguro Social tiene dos requisitos adicionales para solicitar la pensión por viudez, que no se solicitan a las mujeres:

  • Que el esposo o concubinario acredite la dependencia económica con la asegurada o pensionada fallecida. 
  • Adicionalmente, tratándose de la aplicación de la Ley del Seguro Social vigente hasta el 30 de junio de 1997, el esposo o concubinario deberán acreditar su total incapacidad, misma que será dictaminada por los servicios médicos institucionales. 

Esto solo me deja claro una cosa. Al Gobierno aún no le cabe la idea de que los hogares jovenes, en su mayoría cuando menos en las zonas urbanas, se componen de dos ingresos: el del hombre y el de la mujer. Otra, que hay un machismo inherente a la idea de que la mujer no necesita ser dependiente económica de su pareja, ni estar discapacitada para obtener un ingreso que complemente parte del que perdió al morir su compañero de vida. Y el hombre no, es machito suficiente para sacar adelante a su familia solito. Realmente no me gusta esta diferenciación, aunque beneficie a mi género.

Ahora sí, me regreso al libro:

Valeria hizo un gran trabajo con las ilustraciones y Ana con el texto, realmente es un libro que vale la pena comprar y tener. Se disfruta de una lectura muy ligera, una que va a disparar una conversación con los pequeños, ya que se trata tanto de derechos que ahora damos por sentado, como votar y trabajar, y otras frases y expresiones que limitan la libertad de los géneros al realizar una división que no debería existir, y que lamentablemente se toparán durante su vida.

« "Las niñas calladitas se ven más bonitas", decían hace muchos muchos años.
¿O no tantos? A lo mejor los años resultan ser menos que las prohibiciones...»




Por la edad a la que está dirigido, solo pude leerlo con mi niña más pequeña, y aunque algunos temas le resultaron confusos, me dio gusto que se puso sobre la mesa, lo platicamos y establecimos ejemplos cercanos  a ella en este momento:

  • No hay juguetes para niña y para niño
  • Los colores no tienen género
  • Las niñas no tienen que usar maquillaje
  • Los niños pueden llorar y demostrar sentimientos
  • Las niñas pueden jugar fútbol, los niños pueden ser artistas
  • Niños y niñas tienen diferencias físicas, pero no significa que no puedan jugar juntos futbol, escondidas, etc.

Me dio gusto ver que mucho de los temas no fueron una sorpresa, pues realmente se da por hecho que las niñas son igual que los niños, y es una gran esperanza para el futuro.

Estas reflexiones, junto con la creativa forma en que son presentadas entregan de una manera hermosa el mensaje del libro.

En resumen, es un libro hermoso, creativo y con un mensaje importante que nos interesa a todos que aprendan nuestros hijos: Hombres o mujeres, no importa, todos somos personas y tenemos las mismas libertades.


Marco de El libro cegatón nos pudo conseguir opiniones acerca de este libro de dos autores muy conocidos de libros infantiles: Javier Malpica y Mónica B. Brozon, que seguramente les darán una idea de por qué sí o sí deben leer este libro:

«Hay libros hermosos, que entretienen, que hablan sobre los puntos de vista de hombres y mujeres; como este.  Pero pocos proponen un diálogo y una reflexión sobre esas obligaciones y expectativas impuestas a los géneros; como éste. Y muy muy pocos son los que marcan una “diferencia” dentro de los libros ilustrados, a través de proponer una “igualdad” entre nosotros y nosotras, tanto en su texto, sus imágenes y su diseño; como este.» Javier Malpica

 «Cuando era pequeña odiaba las faldas y los vestidos. Siempre preferí mi pistola lanza corcholatas y mi pelota de esponja a las muñecas y los juegos de té. Nosotras/Nosotros me hubiera hecho sentir menos bicho raro. Celebro que hoy lo haga con muchas niñas y niños que no se ajustan a los estereotipos.» Mónica B. Brozon

¡Y casi se me olvida! El día de ayer, 28 de mayo, tuvimos una amena plática con las autoras Ana Romero y Valeria Gallo, junto con los chicos de El libro cegatón, Papá Lector y Un mundo entre hojas acerca del libro y aprovechamos para tocar temas de equidad y roles de género. Por si se lo perdieron, se los comparto:






¡Hasta pronto!

2 comentarios:

  1. Que libritos tan interesantes, los anoto a mis libros por comprar. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola, me parece que son preciosos, para mí tener esta clase de libros en el librero debe ser indispensable, es definitivo que los llegare a comprar, muy buena reseña, bastante completa, saludos desde kiwybooks!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...