¿Buscas algo para leer?

S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S  

viernes, 6 de julio de 2018

Lenguaje incluyente y el sexismo

Sobre el lenguaje incluyente y el sexismo.


Gracias por acompañarme en otros de mis desvaríos respecto a las letras. Anteriormente, había explorado los números de 2018 en cuanto a la lectura en México, y en esta ocasión vengo a platicarles respecto al lenguaje incluyente.

Han sido numerosas en últimas fechas las publicaciones en redes sociales en relación a este tema, entre consultas a la RAE y quejas en general respecto a lo machista del lenguaje español. Precisamente es gracias a una publicación que encontré en mi muro de Facebook, que me puse a investigar.

Efectivamente, la RAE se ha pronunciado en contra de la moda actual del uso de la arroba y la "x" y la "e" como lenguaje incluyente (tod@s, todxs, todes), y cito textualmente de la página de la RAE referente al género:

"2.2. Para evitar las engorrosas repeticiones a que da lugar la reciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explícita la alusión a los dos sexos (los niños y las niñas, los ciudadanos y ciudadanas, etc.;  2.1), ha comenzado a usarse en carteles y circulares el símbolo de la arroba (@) como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o: l@s niñ@s. Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo; a esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en Día del niñ@, donde la contracción del solo es válida para el masculino niño."


Esta tendencia del "lenguaje incluyente" ha permeado en el subconsciente de los jóvenes ─que no es algo malo, en realidad─, he incluso a llegado a las Instituciones de Gobierno. La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM, para los amigos) es una Institución del Gobierno Mexicano, y ha dedicado una página completa de su sitio oficial para hablar respecto al lenguaje incluyente y por qué y cómo es que debemos utilizarlo. Incluso hicieron un manual completo al respecto, coordinado por la Dra. María Julia Pérez Cervera.

Este manual plantea situaciones muy reales, la violencia del lenguaje tiene muchas implicaciones en las niñas y mujeres. Términos despectivos, frases medio en broma, medio en serio, todo se introduce muy sutilmente en la mente de los niños (y niñas) y convertimos a los niños en machistas sutiles y a las mujeres en sumisas sutiles, que crecen para soportar esto sin pensar que significan algo más.

El único problema de este tema, es cuando se lleva el lenguaje incluyente al extremo.


En la página del CONAVIM, por ejemplo, han incluido, con curiosas imágenes, ejemplos de lenguaje no incluyente y lenguaje incluyente. 

Empiezan con algunas inofensivas:


Imagen tomada de la página oficial de la CONAVIM


Imagen tomada de la página oficial de la CONAVIM

Bueeeeeno, hasta aquí solo se trata de conscientemente escoger nuestras palabras para no usar palabras que suenan como a referencias al género masculino. Está de moda. Nos ofendemos por todo, lo entiendo. Soy milenial de las primeras generaciones, así que entiendo parte de esta continua indignación y tratar de mejorar el mundo. En lo personal, se me hace completamente innecesario, pero cada quién sabrá si quiere vivir su vida seleccionando cuidadosamente sus palabras.

Pero entonces ya nos introducen a las otras formas de lenguaje incluyente:

Imagen tomada de la página oficial de la CONAVIM

Imagen tomada de la página oficial de la CONAVIM


Como es de imaginarse, las personas que redactaron este manual verificaron con la Real Academia Española. Lo que me preocupa es que consultaron respecto a los géneros de los puestos y otros temas, hasta incluyeron los correos al final, pero no se preguntó por otras formas de modificar el lenguaje, como el "todos y todas", o de lo contrario le habrían referido a la liga que ya les compartí donde nos dicen que es un "no-no".

Por supuesto, la labor es admirable. Es claro,  cuando menos para las mujeres, que existe un racismo palpable en la cultura de nuestro país (y mundo, me atrevo a decir). A las mujeres nos pagan menos que los hombres, estamos vulnerables a abusos físicos y sexuales por parte de los hombres, la tasa de feminicidios es alarmante, entre otros temas que requieren alerta.

Seguí indagando, y encontré este interesante manifiesto llamado "Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer" de Ignacio Bosque, si quieren leerlo, den click aquí.

En este documento, Ignacio Bosque analiza varias guías o manuales emitidas por varias Instituciones (como el CONAVIM), que lo han hecho así en la búsqueda de la visibilizar a la mujer. Se tocan muchos puntos muy buenos, pero, sobre todo, se ponen en evidencia ciertas confusiones (exageraciones, diría yo) en cuanto a lo sexista que puede ser nuestra lengua. Les comparto algunas partes, aunque vale la pena leer todo el documento si les apasiona el tema, no tiene desperdicio:

«Si “el uso del masculino con valor genérico implica un trato lingüístico discriminatorio” (CCOO-24), ¿cómo han de reaccionar las mujeres que no perciben en él tal discriminación? En efecto, ¿qué se supone que ha de pensar de sí misma una mujer que no se sienta excluida de la expresión ‘Se hará saber a todos los estudiantes que…’ por mucho que la Generalitat Valenciana (VAL-28) le diga que la están discriminando? Las guías que analizo son poco flexibles en este punto. Pareciera que se quiere dar a entender que la mujer que no perciba irregularidad alguna en el rótulo Colegio Oficial de Psicólogos de Castellón, y que (a diferencia de VAL-37) no considere conveniente cambiarlo por Colegio Oficial de Psicólogos y Psicólogas de Castellón, debería pedir cita para ser atendida por los miembros de dicha institución.»

Me anoto. Si hubiera el emoji de la chica alzando su mano en Blogger lo usaba en este momento. Esperen, sí existe: 

Para nada creo que el decir "Todos estamos contentos", no me incluye a mí, como mujer. Y no, no estoy loca (creo), no soy anti-feminista, ni vivo en la edad de la piedra. Solo tengo sentido común.

«Un buen paso hacia la solución del “problema de la visibilidad” sería reconocer, simple y llanamente, que, si se aplicaran las directrices propuestas en estas guías en sus términos más estrictos, no se podría hablar. Mucho me temo, sin embargo, que las propuestas no estén hechas para ser adaptadas al lenguaje común. Unas veces se dice expresamente en las guías, pero otras queda tan solo sobrentendido: se supone que los cambios que se solicitan han de afectar únicamente al lenguaje oficial. Se aplicarían, pues, a los textos legales o administrativos (lengua escrita) y a los discursos públicos, las declaraciones, las ruedas de prensa y otras manifestaciones de la lengua oral. Dicho de una manera más clara: se ve como algo enteramente natural que la autoridad, el responsable o el gestor que desdobla usuarios y usuarias o ciudadanos y ciudadanas se olvide de su desdoblamiento cuando ya no esté delante de un micrófono o de una cámara. Una vez abandone la tribuna o el estudio de grabación, dirá que “va a cenar con unos amigos”, sin intención de excluir a las mujeres, o que “tiene que ir al colegio a recoger a sus hijos”, sin que hayamos de suponer que no tiene hijas. Hablará, en una palabra, como todo el mundo»

Problema de esta década: todo lo que digas, podrá ser usado en tu contra. No hay que exagerar, tengamos sentido común.


¿Mi opinión? El decir todos y todas no soluciona el problema. A mí, como mujer, no me hace sentir más incluida en nada. Como suele suceder, estamos atacando el síntoma, en vez de la enfermedad.

Existen en el diccionario de la RAE problemas más serios que el "todos y todas", "niños y niñas", "ciudadanos y ciudadanas".

Ejemplo:

perro, rra
1. m. y f. Mamífero doméstico de la familia de los cánidos, de tamaño, forma y pelaje muy diversos, según las razas, que tiene olfato muy fino yes inteligente y muy leal a su dueño. U. en m. ref. a la especie.
...
4. m. desus. Hombre tenaz, firme y constante en alguna opinión o empresa. Era u. t. c. adj.
...
6. f. prostituta.


sexo débil
1. m. Conjunto de las mujeres. U. con intención despect. o discriminatoria.


sexo fuerte
1. m. Conjunto de los varones. U. en sent. irón.

Cuando menos ya le indican "con intención despectivo" y "en sentido irónico", respectivamente a la descripción de los sexos "débil" y "fuerte", pero aun así es muy preocupante.

De nuevo, esto es solo un síntoma. La RAE ha dejado en claro que recopilan las definiciones del lenguaje, conforme a como son utilizados. Esto solo deja en claro que ciertos términos deben desaparecer de nuestro lenguaje, por supuesto. Y esto sí que es importante para no sentirnos menospreciadas. Si alguien viene y te dice que eres del sexo débil, una cachetada, mínimo.

Pero regresando al lenguaje incluyente;

¿Qué pudiéramos hacer para que las mujeres nos sintamos incluidas?


  • No usar expresiones despectivas, ni en tono de broma. "Calladita te ves más bonita", "regresa a la cocina", "juegas como niña" o similares.
  • Seamos conscientes de la cosificación de la mujer que implica el lenguaje de los piropos. No creo que exista alguna mujer a la que le digan un piropo ofensivo en la calle y regrese con el fulano para casarse con él.
  • En general, no utilizar lenguaje ofensivo, o que implique una debilidad o una condición menor por ser mujer. 
  • Hombres: no lean exclusivamente a autores del sexo masculino. Las escritoras tienen la misma calidad, y no solamente se dedican a la novela rosa; cada día hay más escritoras de suspenso, terror, fantasía, etcétera. Ha sido numerosas las escritoras que han utilizado sus iniciales en vez de sus nombres, a fin de evitar esta discriminación.



Otras ideas, fuera del lenguaje:


  • Nivelar salarios. Si hacemos el mismo trabajo, debemos ganar lo mismo.
  • Castigos más duros para los hombres denunciados por violencia intrafamiliar (golpeadores de mujeres, pues).
  • Capacitación en escuelas, para enseñar a los pequeños (niños y niñas, valga la redundancia), que las mujeres tienen el mismo valor que los hombres, que podemos hacer lo mismo que los hombres, y que no se nos encasillen en roles de género anticuados.
  • No romantizar la violencia psicológica y actitudes enfermizas en las relaciones amorosas (sí, 50 sombras de Grey, te estoy viendo a tí).
  • Esposos o parejas: distribuyan equitativamente las tareas domésticas. No todas las responsabilidades de una casa son de la mujer. 
  • También va para el otro lado. En México, la mujer puede obtener una pensión tras el fallecimiento de su pareja, pero el hombre no. Casi se diría que el hombre no depende económicamente de nadie, pero cada vez más y más hogares dependen de los dos ingresos, entonces ¿qué justicia es para los hombres que pierden la mitad del ingreso del hogar? Ninguna.
  • Apoyo en situaciones relacionadas con la maternidad. El feminismo no está peleado con la maternidad, y aunque queramos revertir ciertos estereotipos de que las mujeres deben cuidar a los hijos, todavía se necesitan tomar en cuenta situaciones como permisos de lactancia, licencias de maternidad más largas, etcétera.

Off-topic

En México, por primera vez en la historia, tendremos paridad de género en el Congreso tras las últimas elecciones del 1 de julio. La Cámara de Diputados estará conformada por 50.8% de hombres y 49.2% de mujeres, mientras que el Senado de la República estará compuesto por 51% de mujeres y 49% de hombres. Nada mal, e independientemente del partido, creo que ha sido una buena estrategia de los políticos mexicanos.

Pues hay mucha tela de donde cortar, pero a mi parecer, el lenguaje incluyente llevado al extremo no soluciona nada, y solo ponemos en tela de juicio la seriedad de los temas que se intentan arreglar.

¿Ustedes qué opinan?

8 comentarios:

  1. Hola! :D
    Es un tema super interesante, y todo lo que comentas en la entrada si que da para reflexionar bastante, usualmente en el idioma español se da mucho esto y sin duda de forma inconsciente; y bueno no solo en la forma de hablar, en muchas otras cosas necesitamos ser más incluyentes.

    Besos ♥

    ResponderEliminar
  2. ¡Genial,entrada! Es un tema un poco confuso, pero a mi parecer, lo que más importa siempre es escribirnos y expresarnos con respeto hacia otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Jaguar. El punto es que cuando hablemos lo hagamos desde el sentimiento de igualdad entre sexos. De esa forma, no importaría si el "todos" suena masculino.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Estoy contigo, el lenguaje incluyente no puede hacer de tapadera de una una realidad mucho más dura y cruel y es esa realidad la que se debe atacar. Para empezar si quienes nos representan son machistas como van a aplicar cambios en una sociedad puramente machista. Ellos tienen la clave del cambio pero el machismo de quienes nos gobiernan jamás derrotara al machismo que nos pilla de cerca sino que lo incentivará que es lo peor. Se necesitan mentes sensibles con corazón que comprendan el lugar de la mujer donde está. Sólo hombres así dignificaran a la mujer y en sus manos nos sentiremos reinas y muy valoradas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por eso que es muy importante que estas generaciones inculquen la equidad desde pequeños: niños igual que niñas, con respeto y mismas tareas a cada uno, sin beneficios por ser niño o tareas adicionales por ser niñas. Eventualmente, crecerán con ese pensamiento y los hombres y mujeres que nos gobiernen podrán hacer cambios en la legislación de los países, haciendo las diferencias entre los sexos algo del pasado.

      Saludos y gracias por tus comentarios Iratxe, ¡un abrazo!

      Eliminar
  4. En todas las sociedades, no solo la mexicana, sino en latinoamérica en general el lenguaje incluyente ha sido llevado al extremo y los ciudadanos polarizan todo al sexismo. No sabes cómo detesto frases como "juegas como niña", no somos el sexo débil, pero tampoco el más fuerte. Todos los seres humanos simplemente somos, las mujeres podemos cocinar y los hombres también, así como ambos podemos trabajar.

    En fin, creo que a la humanidad le falta mucho para encontrarle equilibrio a esto.
    Buena entrada, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, lo importante es la igualdad de oportunidades y tareas. Muchas gracias por visitar mi blog, nos estaremos leyendo ;)

      Eliminar

También podría interesarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...