¿Buscas algo para leer?

S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S  

martes, 4 de junio de 2019

Iniciativa Autopublicados: De postre, venganza - Fernando Llordén Brota

Estimados lectores:

Había dejado un poco abandonada mi iniciativa de escritores autopublicados, pero aquí la traigo de vuelta, y con un libro que se ve buenísimo (para participar en la iniciativa, lean las bases aquí).

"De postre, venganza" es un libro del escritor Fernando Llordén Brota que mezcla elementos históricos con la emoción de un thriller.


Pueden comprarlo en:
(Y está gratis con Kindle Unlimited)

Lean el primer capítulo para darle una probadita a esta historia.



El siglo XX se presenta como una época de cambios para la sociedad que lo vive. El desarrollo industrial, los avances en las infraestructuras y la evolución de una sociedad que -sobre el papel- ha abolido la esclavitud es cosa del pasado para Jared Norwood, quien deambula por sus últimos días de vida entre las rejas de la prisión de Northampton. Pero él también tiene sus propios cambios. La muerte por ahorcamiento ha sido sustituida y la nueva pena -la silla eléctrica- se va a implantar, siendo él uno de los primeros en sufrirla. Los días transcurren sin más esperanza que la de que terminen cuanto antes, pero cuando a Jared se le presenta una mínima oportunidad, la exprime para iniciar una nueva vida.Nuestro protagonista deberá desentrañar qué se esconde tras el asesinato de su mujer. Habrá amor, habrá odio. Habrá amistad, habrá violencia. Embárcate con él en un thriller histórico de superación y renovación, donde te mezclarás con una sociedad cambiante tras la guerra civil estadounidense. Narrada con una escritura cruda que te sumerge dentro de la historia, ahora puedes descubrir una novela de la que no te arrepentirás.

Book trailer






Prólogo
0

Cada  pestañeo  era  un  suicidio.  Sus  ojos  enrojecidos  suplicaban  clemencia  al  humo  que  se  alzaba  ante  sí,  dominándolo  todo,  una  espesa  bruma  a  través  de  la  cual  solo  alcanzaban  a  ver  los  barrotes  de  su  celda.
A  lo  lejos,  se  escuchaban  con  claridad  unos  alaridos  inhumanos,  quejidos  espeluznantes  de  un  sufrimiento  inenarrable.  Pero  bastante  de  qué  preocuparse  tenía  consigo  mismo,  no  podía  lidiar  con  el  padecimiento  de  nadie  más.
Necesitaba  de  un  enorme  esfuerzo  para  mantener  el  equilibrio,  y  con  un  gran  ardor  recorriendo  sus  extremidades,  logró  erguirse.  El  calor  sofocante  se  hizo  más  presente  con  el  movimiento,  tuvo  que  reprimir  la  tentación  de  dejarse  vencer  y  volver  al  suelo.  Avanzó  un  mísero  paso,  entonces  fue  cuando  sus  rodillas  temblaron.
“¿Cómo  esperas  salir  de  aquí,  si  ni  siquiera  eres  capaz  de  tenerte  en  pie?”,  se  recriminó.
Se  acercó  lo  máximo  posible  al  pasillo.  Los  gritos  se  hicieron  más  presentes,  el  humo  más  denso,  y  todo  cuanto  veía  estaba  poblado  por  un  ambiente  rojizo,  desde  las  paredes,  otrora  blancas,  hasta  el  suelo,  que  había  perdido  el  tono  grisáceo  característico  en  él.  El  fuego  había  invadido  su  amargo  hogar,  el  fuego  se  había  apoderado  de  la  prisión.

-¿Alguien  me  oye?  ¡¿Alguien  puede  ayudarme?!  –por  más  que  alzó  la  voz,  no  obtuvo  respuesta.

Presa  de  su  desesperación,  tiró  de  los  barrotes,  que  lógicamente  negaron  como  respuesta;  su  temperatura  le  hizo  soltarlos  al  instante.  Aulló  de  dolor,  y  supo  que  esa  quemadura  duraría  varios  días.  “¿Varios  días?”  rio,  consciente  del  poco  futuro  que  en  ese  momento  se  le  podía  presagiar.
Anduvo  varios  pasos  hacia  atrás  hasta  que  su  espalda  topó  con  la  pared  de  la  celda.  Se  armó  de  un  agónico  valor,  e  imprimió  todas  las  fuerzas  restantes  en  una  carrera  de  tres  pasos,  que  culminó  con  una  patada  al  metal,  pero  los  barrotes  no  cedieron.  Quien    lo  hizo  fue  su  endeble  cuerpo,  que  dio  de  bruces  contra  el  suelo,  de  vuelta  a  la  situación  inicial.
Una  sensación  de  delirio  e  indefensión  acudió  a  arroparlo,  a  calmar  su  profunda  aflicción.  El  sudor  caía  a  mares  desde  todos  los  rincones  de  su  cuerpo,  y  jadeaba  entrecortadamente  a  escasos  centímetros  del  suelo,  observando  con  ojos  confusos  las  palmas  de  ambas  manos,  que  aguantaban  de  manera  estoica  los  escombros  de  un  hombre  sin  más  senderos  que  recorrer.  Él  solamente  pudo  lamentarse  por  todos  sus  errores,  y  cerró  los  ojos  con  intensidad  hasta  que  sintió  el  dolor  en  el  interior  de  las  cuencas.  Llegado  al  final  del  camino,  masculló  un  indescifrable  lamento,  una  última  excusa  para  alguien  que  no  podría  escucharle:
“Siento  no  haber  estado  cuando  me  necesitaste.  Cambiaría  el  resto  de  mi  vida  solamente  por  tener  una  nueva  opción  de  acudir  en  tu  ayuda”.
Un  par  de  minutos  después,  cuando  logró  recobrar  la  serenidad,  escuchó  unos  tenues  lamentos  que  provenían  del  pasillo.  Se  acercó,  a  rastras,  y  observó  cómo  otra  figura,  también  a  rastras,  lo  atravesaba  con  la  lentitud  de  quien  se  sabe  perdido.

-¡Eh!  ¡Cooley!  ¿Eres  tú?  –la  figura  giró  su  cabeza,  pero  no  dio  señal  en  uno  u  otro  sentido-.  ¡Ayúdame,  Cooley!
-¡Cooley!  –gritaba  otra  voz  desde  el  extremo  opuesto  del  pasillo.

Gary  Cooley,  en  caso  de  tratarse  de  él,  continuó  avanzando.  Gateaba  de  una  manera  deplorable,  y  tenía  buena  parte  del  uniforme  hecho  jirones,  quemado  y  adherido  a  la  piel.  Cada  vez  más  habituado  al  humo,  pudo  apreciar  que  también  su  cara  estaba  parcialmente  quemada.  Cooley  se  arrastraba  en  busca  de  una  salida,  sollozando  sin  cesar,  pero  las  expectativas  fuera  de  la  celda  eran  peores  que  las  propias,  dentro  de  ella.  Cuando  quedó  fuera  de  su  vista,  le  pareció  escuchar  cómo  se  desplomaba  en  el  suelo  abrasador.
Su  respiración  se  dificultaba  con  el  paso  del  tiempo,  y  la  posibilidad  de  una  muerte  entre  las  llamas  se  hacía  más  palpable  con  cada  bocanada  de  aire  que  estaba  obligado  a  tomar.  El  fantasma  de  Cooley  se  hizo  presente,  pidiéndole  que  le  acompañase.  Tosió  repetidas  veces,  y  fue  consciente,  angustiosamente,  de  cómo  ese  color  rojizo  que  todo  lo  poblaba  se  intensificaba  poco  a  poco,  batallando  contra  una  niebla  también  omnipresente.  El  fuego  acechaba.

“No    por  qué  estoy  tan  preocupado;  a  fin  de  cuentas,  me  quedaban  trece  días  de  vida”,  ironizó  tristemente.

Y  de  esta  manera,  con  la  muerte  aguardando  guadaña  en  mano  al  final  de  uno  y  otro  camino,  sintió  cómo  suelo  y  techo  danzaban  de  forma  confusa,  zarandeando  sus  frágiles  perspectivas  de  una  utópica  salvación,  y  Jared  Norwood  supo  que  iba  a  morir.

  

 PRIMERA  PARTE

FUEGO


  

1

Miércoles,  07  de  agosto  de  1901

Con  una  pequeña  piedra,  rasgaba  cansinamente  la  irregular  pared  de  su  celda.  Una  marca  más:  un  día  más  en  la  vida  de  un  presidiario,  un  día  menos  en  el  cautiverio  al  que  llamaban  vida.  Se  hallaba  sentado  en  el  suelo,  en  una  esquina  de  la  estancia,  los  huesos  de  la  espalda  apoyados  en  el  impasible  cemento,  convirtiendo  los  minutos  en  horas  y  las  horas  en  días.
Con  la  desgana  habitual,  contó  todos  esos  trazos  que  diariamente  señalaba,  y  le  dio  como  resultado  cuatrocientos  treinta  y  nueve.  Cuatrocientos  treinta  y  nueve  días  desde  que  todo  le  fue  arrebatado.  Cuatrocientos  treinta  y  nueve  días  encerrado  entre  rejas.  Cuatrocientos  treinta  y  nueve  días  desde  que  la  vida  dejó  de  tener  sentido.

-¡Cooley!  –se  alzó  una  voz  a  lo  lejos.
-Sí,  Stanley.  Dime  –la  segunda,  servicial,  respondió  al  instante,  queriendo  agradar.
-¿Está  todo  preparado?
-Eso  creo,  al  menos  –reconoció-.  Todo  lo  preparado  que  puede  estar  algo  tan  nuevo.
-No  podemos  tener  fallos.  El  alcaide  Peltier  ha  insistido  en  que  hagamos  caso  a  ese  hombre  en  todo  lo  que  nos  diga.  Él  es  el  único  que  entiende  el  aparato.
-De  acuerdo,  Stan.  ¿Sabemos  ya  quién  va  a  atender  a  la  prensa?
-Peltier,  por  supuesto.  ¿Quién  si  no?
-Ya,  claro.
-Y  me  ha  pedido  que  le  acompañe  –anunció  tras  una  estudiada  pausa.
-Vaya,  ¡qué  honor!  ¿Por  eso  te  has  arreglado  tanto?  –rio  Cooley.
-No  digas  tonterías  –fue  la  respuesta  de  Stanley  Gibbons,  haciéndose  el  ofendido.

Un  circo.  En  eso  se  había  convertido  la  prisión  de  Northampton.  Ya  no  se  trataba  de  que  los  presos  cumplieran  su  condena  y  reingresaran  de  nuevo  en  la  sociedad,  como  tanto  proclamaba  el  Estado  a  bombo  y  platillo.  Eso,  si  en  algún  momento  había  sido  real,  no  era  aplicable  al  Módulo  C,  donde  Jared  se  encontraba  preso.  Si  alguien  cumplía  su  condena  en  el  Módulo  C,  no  podía  salir  con  vida  de  la  prisión.
Además,  el  establecimiento  contaba  con  un  nuevo  juguetito,  la  famosa  silla  eléctrica  que  tantos  titulares  generaba  y  tanta  polémica  sembraba  allá  por  donde  se  hablase  de  ella.  Pocas  semanas  después  de  ingresar  Jared  en  prisión,  el  alcaide  Peltier  informaba  a  los  presos  del  Módulo  C  de  que  el  Estado  de  Massachusetts  había  decidido  adoptar  este  método  como  medio  para  ejecutar  a  sus  presos  a  partir  de  la  fecha,  en  el  año  1900[1].
Sin  embargo,  pasaría  más  de  un  año  sin  que  tal  medida  se  hiciese  efectiva,  hasta  que,  un  mes  atrás,  el  guardia  Stanley  Gibbons  anunciase  a  pleno  pulmón,  previos  golpes  de  porra  en  los  barrotes  de  una  celda  a  modo  de  aviso,  que  la  ejecución  de  Evan  Edwards,  fijada  para  el  7  de  Agosto  de  1901,  sería  la  primera  en  la  Penitenciaría  del  Condado  de  Hampshire,  situada  en  Northampton,  en  la  que  se  hiciese  uso  de  la  afamada  silla  eléctrica.

-¿A  cuántos  han  frito  ya  con  este  aparato?  –preguntó  Cooley.
-¿De  verdad  esperas  que  lo  sepa?  –los  carrillos  rollizos  de  Gibbons  se  movieron  arriba  y  abajo  en  señal  de  protesta.
-No  sé,  como  vas  a  hablar  con  la  prensa,  pensé  que  estarías  más  informado.
-En  todo  el  país  no  lo  sé,  pero  en  Massachusetts,  no  más  de  diez  presos.
-Seguro  que  huele  a  quemado  en  todo  el  módulo  –rio-.  Con  lo  fácil  que  era  ahorcarlos…
-Y  ese  cabrón  de  Edwards  está  ilusionado  por  ser  el  primero  del  condado.
-Bueno,  va  a  hacer  historia  en  Northampton.  ¡Déjalo  soñar!

Ambos  guardias  continuaron  regodeándose,  pero  su  caminar  les  alejaba  y  sus  voces  se  fueron  atenuando  hasta  el  punto  de  hacerse  inaudibles  para  Jared.  Trataba  de  escuchar  la  conversación  con  desgana,  rayando  sobre  rayado  en  la  pared,  a  su  derecha.  Una  rata  cruzó  veloz  la  celda,  desde  un  diminuto  agujero  a  ras  de  suelo  hasta  pasar  por  debajo  de  los  barrotes  de  la  misma.  “¡Si  todo  fuera  tan  fácil  para  mí,  amiga  mía!”  Una  vez  en  el  pasillo,  se  detuvo  brevemente  en  un  diminuto  mendrugo  de  pan,  caído  con  seguridad  del  último  reparto  de  comida.  Lo  devoró  con  celeridad  y  continuó  su  camino.  Mala  imagen,  desde  luego,  para  la  prensa  que  estaba  por  llegar.
Jared  miró  frente  a  sí,  la  celda  de  Evan  Edwards  estaba  vacía.  Las  pruebas  con  la  silla  eléctrica  estaban  a  punto  de  comenzar,  y  el  preso  no  se  encontraba  en  el  módulo.  Por  su  buena  conducta,  el  alcaide  le  había  permitido  un  par  de  horas  en  el  patio  de  la  prisión,  obviamente  bajo  la  vigilancia  de  dos  guardias.  Eso  era  en  la  teoría.  En  la  práctica,  el  alcaide  no  quería  que  Edwards  se  hallara  presente  mientras  se  hacían  las  pruebas,  pues  cabía  la  posibilidad  de  que  se  alterase  y  montase  un  espectáculo  frente  a  los  periodistas.  Todo  el  mundo  lo  sabía,  a  excepción  del  propio  Edwards,  quien  se  había  pavoneado  de  su  permiso  para  respirar  aire  puro  por  última  vez.

“Disfrútalo,  Edwards.  Ya  veremos  si  el  resto  tenemos  esa  posibilidad”.

-Norwood  –llamó  una  voz,  un  par  de  celdas  a  su  derecha.
-Déjame,  Robertson  –fue  la  respuesta  de  Jared.
-¿Ya  estás  con  lo  de  siempre?  ¡Tenemos  que  entretenernos  con  algo!
-No  hablo  con  violadores,  ya  te  lo  he  dicho  mil  veces.
-¡Ja!  –rio  una  tercera  voz,  la  de  Brett  Barlow,  desde  la  celda  que  se  encontraba  a  su  izquierda-  Nadie  está  a  tu  nivel,  Jared.    te  conformaste  con  matar  a  tu  mujer.

Jared  cerró  los  ojos,  y  los  apretó  con  fuerza  hasta  que  sintió  el  dolor  en  su  interior,  en  un  gesto  causado  por  la  frustración  y  ya  habitual  en  él  desde  que  cayó  en  la  celda  del  Módulo  C.  Comenzaron  a  humedecérsele,  y  no  sabía  si  era  a  causa  de  ese  dolor,  de  la  acusación  de  Barlow,  o  del  cada  vez  más  lejano  recuerdo  de  Grace.
No  quiso  responder  a  su  oponente  dialéctico,  pues  ya  habían  tenido  esa  discusión  en  decenas  de  ocasiones.  Sin  embargo,  Robertson  el  violador  salió  en  su  ayuda.

-No  le  toques  ese  tema,  Brett.  Todos  tenemos  un  punto  débil  en  el  que  no  hay  que  hurgar  –afirmó  antes  de  sonreír  maliciosamente-.  ¿Acaso    quieres  que  hablemos  de  tu  mam…?
-¡Deja  a  mi  madre  en  paz,  trozo  de  mierda!  –estalló  el  otro  preso  desde  su  celda.
-¿Ves?  –Robertson  apenas  podía  contener  la  carcajada  que  pedía  paso  a  través  de  sus  palabras-  Pues  eso  mismo  es  lo  que  le  has  provocado  a  Norwood.
-Pero  yo  al  menos  reconozco  mis  crímenes.  No  me  las  doy  de  ciudadano  perfecto  y  fuera  de  su  sitio  como  él.  Todos  los  que  estamos  aquí  es  porque  lo  merecemos.

Jared  escuchaba  la  discusión  como  si  no  estuviesen  hablando  de  él.  Siempre  pensaba  en  lo  curiosa  que  resultaba  la  personalidad  de  Shane  Robertson,  que  había  violado  y  asesinado  a  más  de  cinco  mujeres,  y  tras  las  rejas  era  una  persona  de  lo  más  sociable  y  empática.  Barlow,  por  su  parte,    reflejaba  lo  que  realmente  era,  y  estaba  en  el  Módulo  C  después  de  secuestrar  a  dos  niños  y  matar  a  uno  de  ellos  cuando  se  vio  acorralado.

-¡Ya  estoy  aquí,  chicas!  –Daryl  Shaw  volvía  de  la  enfermería,  y  acompañó  el  comentario  de  una  carcajada.
-¡Ya  era  hora!  –contestó  Barlow-  ¿Te  han  curado  tus  pupitas?  –se  burló.
-Solo  quería  dar  un  paseo  –contestó  él,  que  venía  acompañado  de  un  guardia-.  ¿Qué  tal  lo  habéis  pasado  sin  mí?
-Ya  sabes,  lo  de  siempre.
-Imagino.    te  aburres  –señaló  a  Robertson-,    te  crees  superior  a  los  demás  –dijo  mirando  a  Jared-  y    estás  llorando  por  tu  mamaíta.
-¡No  hables  de  mi  madre!

Todos  rieron,  a  excepción  de  Brett  Barlow.  Incluso  Jared  esbozó  una  escueta  sonrisa.  Era  agradable,  por  una  vez,  no  ser  el  foco  del  ataque  más  cruel.  Daryl  Shaw,  el  recién  llegado,  era  el  preso  más  problemático  de  todo  el  módulo.  Se  autolesionaba  constantemente  para  que  lo  llevaran  a  la  enfermería,  trataba  de  burlarse  de  los  guardias  e  incluso  en  más  de  una  ocasión  los  había  golpeado.  Esa  actitud  le  acarreaba  continuas  visitas  al  cuarto  de  castigo,  aislado  del  resto  de  presos,  con  lo  que,  de  un  modo  u  otro,  se  podía  decir  que  vivía  más  tiempo  fuera  de  su  celda  que  en  el  interior  de  la  misma.  En  libertad,  había  asesinado  a  más  de  veinte  personas  hasta  que,  finalmente,  la  justicia  consiguió  colocarle  tras  las  rejas.  Caminaba  hacia  su  escaño  sin  prisa  alguna,  como  la  pulga  que  se  ha  acomodado  en  el  pelaje  de  un  perro  y  campa  a  sus  anchas  por  todos  los  recovecos  de  su  cuerpo.  El  propio  Daryl  podría  ser  perfectamente  víctima  de  dicho  insecto,  a  juzgar  por  su  aspecto.  Bajo  esa  sonrisa  prepotente,  el  reo  movía  con  brío  un  cuerpo  delgado  que  trataba  de  ocultarse  tras  su  camiseta  blancuzca  de  tirantes,  plagada  de  manchas  de  diferentes  tonalidades,  donde  dominaban  los  marrones  por  la  mugre  de  la  celda,  y  los  rojizos  por  los  restos  de  sangre  que  él  mismo  se  había  ocasionado.
Todos  estos  presos,  junto  con  el  ausente  Evan  Edwards,  conformaban  la  plantilla  de  reclusos  del  Módulo  C  de  la  prisión  de  Northampton.  Jared  Norwood  intentaba  mantenerse  siempre  a  una  distancia  prudencial  de  ellos,  evitando  congraciarse  con  cualquiera.
Tras  unos  minutos  de  silencio,  la  iluminación  del  corredor  comenzó  a  titilar.  Parpadeaba  durante  unos  segundos,  para  después  recobrar  su  vigor  habitual.  Así  sucedió  en  tres  ocasiones,  y  durante  la  última  de  ellas,  Daryl  Shaw  exclamó:

-¿Acaso  no  has  pagado  la  factura,  Peltier?
Todo  el  corredor  estalló  en  una  sonora  carcajada.
-¡Cállate,  Shaw!  –reprendió  Cooley    ¡Eso  que  acabas  de  presenciar  es  lo  que  pasará  cuando  te  frían  los  sesos!

Un  sonriente  Evan  Edwards  apareció  por  la  puerta  que  daba  al  exterior,  esposado  y  acompañado  por  Turner,  uno  de  los  guardias  más  jóvenes.  Ajeno  a  su  próxima  ejecución,  su  semblante  era  el  de  un  niño  que  salía  de  casa  a  jugar  con  sus  amigos.

-¡Qué  buen  tiempo  hace!  –anunció  levantando  la  cabeza-  Corre  un  aire  como  el  que  hacía  en  mi  granja  de  Amherst.
-¿Ah,  sí?  Y,  ¿cuándo  volverás  a  esa  granja?  –fue  el  triste  intento  de  mofa  de  Barlow,  pero  nadie  rio  con  él.
-En  un  par  de  horas,  Brett,  no  tengas  prisa.
-¿Sabes,  Evan?  –intervino  Daryl-  Han  estado  afinando  tu  máquina.  Yo  diría  que  funciona  de  maravilla.  En  un  ratito  estaremos  oliendo  a  pollo  frito  por  aquí.
Daryl  Shaw  era  el  león  de  la  manada,  y  en  este  caso,  Barlow  se  carcajeó  con  él.
-Dejadme  en  paz,  solo  quiero  irme  tranquilo.
-¿Has  visto,  Daryl?  Ya  le  has  enfadado.
-No  te  preocupes,  Evan.  La  parte  buena  es  que  no  puede  durarte  mucho  el  enfado.

Edwards  no  respondió,  pero  ya  en  el  interior  de  su  celda,  se  acostó  boca  abajo  en  su  camastro,  y  con  seguridad,  lloró  las  últimas  lágrimas  de  su  vida.  No  tardaron  en  venir  dos  guardias  con  presteza,  Gibbons  a  la  cabeza,  a  llevarse  al  entristecido  condenado  a  su  cita  con  un  fatídico  destino.  El  resto  de  reclusos,  por  difícil  que  parezca,  respetó  su  último  momento  en  el  corredor,  y  mantuvo  el  silencio  mientras  la  comitiva  abandonaba  el  Módulo  C.  Cuando  los  cuatro  presos  se  quedaron  a  solas,  y  el  silencio  comenzó  a  hacerse  incómodo,  Jared  espetó:

-Ahí  te  has  pasado,  Daryl.  Le  has  chafado  sus  últimos  minutos  con  vida.
-Que  te  jodan,  Norwood.  Con  la  lista  de  pecados  que  cuelga  de  mi  espalda,  te  puedo  asegurar  que  esto  no  va  a  ser  lo  que  me  mande  al  infierno  –alegó  a  la  vez  que  lanzaba  un  escupitajo  al  suelo.
-A  ver,  reclusos  –Gibbons  trató  de  llamar  la  atención,  pero  al  ver  su  nulo  resultado,  golpeó  un  barrote  con  su  porra–  ¡Reclusos  del  Módulo  C!  –esta  vez  se  hizo  el  silencio-  El  alcaide  se  está  acercando  con  la  prensa.  No  creo  que  haga  falta  que  os  diga  que  debéis  portaros  bien,  como  si  estuvierais  en  el  colegio.  El  niño  que  no  se  porte  bien  –dijo  con  tono  burlón-  tendrá  que  pasar  un  día  en  aislamiento.  Shaw,    que  a  ti  te  gusta  visitarlo,  pero  no  me  tientes  esta  vez.
-Sí,  señorita  –contestó  Daryl,  continuando  con  la  burla.
-Más  te  vale.

Comenzó  a  escucharse  una  lejana  algarabía,  cuyo  fragor  aumentaba  con  el  paso  de  los  segundos.  Al  momento,  apareció  Brandon  Peltier,  rodeado  por  una  decena  de  periodistas  que  no  se  perdían  un  solo  pestañeo  del  alcaide.  Varios  de  ellos  portaban  sus  cámaras  fotográficas,  y  Peltier,  más  acicalado  de  lo  habitual  y  con  su  pelo  blanco  reluciente  ante  las  mismas,  no  dejaba  de  devolverles  la  mirada.

-Como  les  decía,  hoy  es  un  día  histórico  para  nuestro  establecimiento.  La  silla  es  un  método  mucho  más  efectivo  que  la  horca,  por  no  hablar  del  menor  sufrimiento  del  preso.  Este  es  el  Módulo  C,  donde  el  señor  Edwards  ha  pasado  sus  dos  últimos  años  de  vida.
Peltier  se  daba  importancia,  y  había  organizado  una  parada  en  la  celda  de  Evan.  Los  periodistas  tomaban  apresuradamente  sus  notas,  y  fotografiaban  un  habitáculo  vacío,  totalmente  idéntico  a  los  demás.  Algunos  de  ellos,  intimidados  ante  la  presencia  de  los  condenados  presentes,  lanzaban  miradas  furtivas  a  ambos  lados,  temiendo  por  su  seguridad.  No  contribuyó  a  su  tranquilidad  que  Daryl  Shaw  guiñase  el  ojo  y  sacase  la  lengua  a  quien  posara  su  mirada  en  él.  Mientras  tanto,  las  preguntas  se  le  amontonaban  al  alcaide,  que  iba  atajando  con  un  gesto  de  la  mano  a  los  redactores.
-Sí,  las  pruebas  con  la  máquina  han  salido  a  la  perfección.  Está  todo  dispuesto  para  la  ejecución.

El  mismo  bullicio  que  habían  ocasionado  al  ocupar  el  corredor  fue  el  que  causaron  a  la  hora  de  salir.  Brandon  Peltier  continuaba  contestando  preguntas,  y  Stanley  Gibbons  le  secundaba  esta  vez.  El  séquito  de  periodistas  cercaba  a  ambos  con  la  mayor  proximidad  que  les  permitían.

-Eso  es  lo  que  somos,  carnaza  para  la  prensa  –sentenció  Robertson,  resumiendo  el  sentir  de  los  condenados.

La  tarde  era  de  lo  más  entretenida  en  el  pasillo  del  Módulo  C,  pero  todavía  aguardaba  una  sorpresa  más.  Inmediatamente  después  de  la  cena  de  los  reclusos,  los  guardias  Cooley  y  Turner  hicieron  acto  de  presencia  con  un  bizcocho  repartido  en  varios  platos.  Comenzaba  a  ser  tradición  en  el  corredor  de  la  prisión  de  Northampton  que  el  preso  que  finalizaba  sus  días  obsequiase  a  sus  compañeros  con  su  postre,  en  señal  de  camaradería.  Los  inquilinos  del  pasillo  estallaron  en  gritos  de  alegría,  y  los  acompañaron  con  ruidosos  golpes  a  los  barrotes  de  sus  respectivas  celdas.
No  había  ejecuciones  a  diario,  por  lo  que  una  ocasión  como  esa  representaba  un  manjar  para  los  ocupantes  del  Módulo  C.  Robertson  ya  comenzaba  a  paladear  el  bizcocho  cuando  Daryl  preguntó:

-¿Dónde  está  el  mío?
-Amigo  Shaw  –informó  Cooley  con  una  creciente  sonrisa-,  una  de  las  últimas  peticiones  del  inminente  difunto  Evan  Edwards  ha  sido,  expresamente,  que  entreguemos  un  trozo  de  la  tarta  a  todos  sus  compañeros,  a  excepción  de  ti.  Como  ese  trozo  no  se  podía  desperdiciar,  he  decidido  comérmelo  yo.
Gary  Cooley  situó  una  silla  frente  a  la  celda  de  Daryl,  y  con  toda  la  parsimonia  del  mundo,  comenzó  a  deleitarse  con  su  postre.
-Es  una  pena  –decía-,  porque  yo  puedo  comerme  uno  de  estos  cualquier  día,  mientras  que    solo  tienes…  ¿cinco?  ¿seis?  oportunidades  al  año.
-Esta  me  la  guardo,  Cooley  –dispuso  Daryl-.  Y  Edwards  tiene  suerte  de  que  ya  no  le  puedo  coger.
-Por  eso  lo  ha  hecho,  Shaw.  Tenlo  por  seguro.

Jared  había  asistido  al  espectáculo  en  total  silencio,  mientras  engullía  su  porción  de  bizcocho.  Pensaba  en  el  día  a  día  de  la  prisión,  en  Edwards,  que  estaría  próximo  a  morir.  Pensaba  en  Grace.
Las  luces  del  corredor  volvieron  a  parpadear  en  intervalos  de  un  minuto  aproximadamente,  y  todos  enmudecieron.  Shaw  no  reía,  consciente  de  que  esta  vez,  la  silla  había  dictado  sentencia.  Jared  tragó  el  último  bocado  de  su  postre,  uno  cuyo  sabor  no  le  había  endulzado  el  día.  Deseó  en  silencio  un  próspero  descanso  para  Evan  Edwards,  y  miró  a  su  izquierda.  Una  nueva  retahíla  de  rasguños  en  la  pared,  opuesta  a  la  que  marcaba  cuatrocientos  treinta  y  nueve,  marcaba  un  número  distinto.  Este  número  no  aumentaba  con  el  paso  de  los  días,  sino  que  menguaba.
Hizo  la  cruz  en  una  de  las  marcas,  y  también  con  la  desgana  habitual,  contó  las  que  no  estaban  tachadas.  En  la  cuenta  atrás  de  la  vida  de  Jared  Norwood,  ochenta  y  un  días  marcaban  su  destino.

¡Espero les haya gustado!

Pueden seguir al escritor en sus redes:

Instagram: @llordenbrota

2 comentarios:

  1. Hola!! Pues primero de todo me encanta la iniciativa la verdad, y esta historia además creo que puede llegar a interesarme así que me la apunto.
    Un abrazo y felices lecturas ☪️💜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas joyas escondidas en los libros autopublicados♥
      Gracias por tu visita!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...