¿Buscas algo para leer?

S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S  

lunes, 19 de agosto de 2019

La historia de Ping - Marjorie Flack

Ping es un enérgico pato que vive en el río Yangtsé. Un día, para evitar el azote que le tocaría por haber sido el último en volver a casa, Ping se queda toda la noche fuera y explora el mundo. Su tragicómico periplo deleitará a los jóvenes lectores de hoy tanto como lo hicieron en 1933, cuando este cuento clásico fue publicado por primera vez.

📚 Autor: Marjorie Flack
📚 Editorial: Picarona (Nirvana Libros)
📚 ISBN: 978-84-9145-151-8
📚 Formato: Pasta blanda
📚 Páginas: 36
📚 Precio: $83.00 MXN
📚 De venta en: Amazon
Estimados Lectores:

El día de hoy les traigo un libro que mis niños han leído y leído, lo que me parece como infinidad de veces desde hace unos meses que me llegó por parte de mis amigos de Nirvana Libros. Existe una extraña fascinación a la tormentosa aventura de Ping, a pesar de que mi hija más grande sufre cada vez que el patito se ve en un aprieto.





Les cuento de qué trata: Ping es un patito amarillo que vive con su padre, su madre, sus dos hermanas, tres hermanos, once tías, siete tíos y cuarenta y dos primos en un bote de ojos perspicaces que flotaba sobre el río Yangtsé.






Todos los días su rutina era la misma, por las mañanas bajaban por el pequeño puente hacia el río, donde pasaban libremente el día, hasta el atardecer, cuando su amo los llamaba y caminaban de vuelta al bote. Nadie quería ser el último pato porque al último le daban un pequeño azote, así que todos se apuraban.




Una mañana, Ping se distrae y ve como toda su familia entra al bote, pero como no quería ser azotado, se esconde y el bote se va. Al día siguiente, Ping se encuentra solo en el río. Sale en busca de su familia, pero se encuentra con algunos problemas en el camino.






Bueno, pues este cuento, como les comenté, ya me lo sé de memoria. Mi niña se preocupaba tanto por Ping, pero quería leerlo una y otra vez, para tener el alivio de ver a Ping encontrarse nuevamente con su familia, así que considero este libro un rotundo éxito.





Es una lectura clásica, de los años 30, que sigue entreteniendo a los niños, aunque según leí existen algunas preocupaciones por la cuestión de los azotes y los estereotipos de los dibujos. Realmente para mí esto no ocasionó ningún problema, ni mis niños se inquietaron por esto. 





Logré sacar de la historia el aprendizaje de quedarse siempre cerca de sus padres, de no temer un castigo y afrontar las consecuencias de los actos. Al final de la historia Ping de todas formas recibe un pequeño azote, que se lo expresé a mis hijos como una nalgadita cariñosa, no como un golpe de maltrato, y ellos así lo siguieron tomando.



En resumen, es un cuento clásico que seguramente les encantará a sus pequeños, realmente los míos lo siguen disfrutando y adoran a Ping.


De las aves de pesca

Dejo este Off-topic para platicarles de un punto que sí me perturbó, pero no al ser incluido en el cuento, puesto que se trata de una realidad, sino del trasfondo, y hablo de la práctica de las aves de pesca, que de cierta forma sigue vigente en China. Ping se encuentra con estas aves y sigue de largo, pero realmente me dio mucha pena saber que estas aves son entrenadas para pescar poniéndoles un anillo alrededor de su cuello, esto para evitar que se coman a los peces más grandes, aunque sí les permite comer a los más pequeños.

No deja de ser algo que existe hace 1300 años en China y que realmente considero innecesario. Se argumenta que los animales se domestican, incluso se alaba su inteligencia, puesto que a ellos los alimentan cada séptimo pez que entrega, y si no los alimentan, no regresan a pescar. Esto concluye que estas aves saben contar y lo hace todo aún más tristes, pues deben ser más conscientes de lo que están viviendo:



En la década de 1970, en el río Li, Pamela Egremont observaba a los pescadores quienes permitían a las aves comer cada octavo pez que atrapaban. Escribiendo en el Biological Journal of the Linnean Society ella reportó que una vez que cumplían con su cuota de siete peces, las aves "se rehusaban empedernidamente a moverse nuevamente hasta que el anillo sobre su cuello fuera aflojado. Ignoran una orden de bucear e incluso resisten un fuerte empujón o golpe, sentándose enojados e inmóviles en sus perchas". Entretanto otras aves que no habían cumplido con sus cuotas continuaban capturando peces del modo usual. "Una se ve forzada a concluir que estas aves altamente inteligentes pueden contar hasta siete", escribió ella.
—Hoh, E. H ( Hoh, Erling Hoh (1988) Flying fishes of Wucheng - fisherman in China use cormorants to catch fish. Natural History. Octubre de 1988.

Sin embargo, cabe aclarar todo esto pasó desapercibido por mis pequeños, no impidió tampoco que sigan disfrutando de la historia. Esto más bien fue curiosidad mía, que al final me dejó triste por la realidad de estas aves de pesca.



1 comentario:

  1. Hola! Me gustó la moraleja, y el echo de que hay límites con consecuencias " no te alejes y si lo haces una nalgada"
    Por eso es un clásico infantil y los papás debemos también aprender.
    Buena semana

    ResponderEliminar

También podría interesarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...