¿Buscas algo para leer?

S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S   S  

martes, 27 de noviembre de 2018

¡Ayuda! ¿Cómo inicio a mi hijo en el hábito de la lectura? - Parte 2

Estimados lectores:

Les traigo la segunda parte de esta entrada, en la que les platico algo de lo que aprendí durante los primeros acercamientos de mi hija al hábito de la lectura, y otras que investigué que aún no he experimentado.

La semana pasada les platiqué acerca de los beneficios de la lectura en la niñez, y en esta ocasión les platicaré algunos consejos sobre cómo empezar con nuestros hijos dependiendo de su edad.

Depende el sapo, la pedrada.

Un dicho muy popular en mi país y con esto quiero decirles que no podemos comenzar de la misma forma con un bebé, a con un niño que ya aprendió a leer, y mucho menos con un pre-adolescente, entonces, ¿cómo nos acercaremos?

¡Acompáñenme!




Bebés de 6 a 18 meses


En esta etapa los niños tienen poco nivel de atención, así que literalmente aquí utilizaremos el principio de atraer con colores brillantes. Así que sí, una buena manera es esos libros suavecitos y "babeables" de estimulación temprana, aunque solo servirá para familiarizar al bebé con el objeto y para que desarrolle otras habilidades.

Lo que realmente sí nos ayudará, es la lectura nocturna. Aquí lo que tenemos que cuidar es que los libros tengan muchas ilustraciones y poco texto, porque, en mi experiencia, con mucha narración (por más divertida que la hagamos) los niños se pierden y quieren pasar la página rápido, ver los siguientes dibujos. Hay que recordar que la mayoría de los niños y bebés de esta edad tienen poca paciencia y capacidad de atención, lo que hace la mayoría de las ocasiones no podamos retenerlos sentados en nuestro regazo si no hay algo interesante que ver. 


En resumen: libros interactivos de estimulación temprana y libros con muchas imágenes y narración muy sencilla son ideales para retener su atención y que disfruten la lectura.



De 18 meses a 3 años

Dependiendo de la madurez de cada niño, aproximándose a los dos años, los pequeños ya soportan un poco más de texto en los libros, en esta parte es esencial nuestra "actuación", ya que los niños disfrutan mucho las "voces" e interpretación de las historias, y podemos introducir una trama más compleja.

Para la lectura nocturna, aunque se sugieren libros con temas relajantes y no se recomienda sobre emocionar a los niños con historias demasiado activas, también podemos hacer de nuestra parte para que los niños pasen un buen momento, y se creen una rutina antes de dormir. 

Es importante dejar que los niños ─con cierta precaución, por el amor de Dios─ tengan contacto físico con el libro, aunque nosotros lo sostengamos. El pasar sus dedos por las ilustraciones y sentir la textura de las hojas comienzan a sembrar la semillita del amor por los libros.

De igual forma, si se trata de una lectura a un solo niño a la vez, es recomendable tener contacto físico, sentarlos en nuestro regazo y tenerlos cerca mientras escuchan la voz y eso, junto con la historia, ayudará a formar una asociación positiva hacia los libros.


De 3 a 6 años

En esta etapa, que es cuando comienzan a acudir a la escuela preescolar, es muy importante continuar (o iniciar) con la lectura nocturna y diurna.

Libros con temáticas sencillas, pero con secuencias, positivas, ilustraciones un poco más complejas. Ya comienzan a notar más las letras pues empiezan poco a poco a introducir la lecto-escritura en la escuela, así que esta es una doble oportunidad, ya que podremos hacer del estudio algo positivo al relacionar las letras con nuestra hora de lectura.

Cuando aprendan a leer por sí mismos, podremos ir a libros especialmente diseñados para los primeros lectores, que contienen letras grandes con palabras sencillas y que puedan seguir fácilmente.


En este punto haré un paréntesis para comentar algo que es válido para estos tres grupos y hay que tener en cuenta.

Aunque tengamos prisa por inculcar la lectura, algo que he aprendido con mi experiencia es que es importante en todo momento mantener esta actividad como algo divertido. Tenemos que observar a nuestro niño y ver cómo se siente al tomar un libro. ¿Se siente inquieto, no se queda quieto o no presta atención a la lectura? Quizás no sea momento de tomar un paso adelante la lectura, recuerden que no queremos crear asociaciones negativas con los libros.

Así que, también se vale tomar un paso atrás.

En lo personal, les digo que con mi hija hasta que cumplió cinco años es que realmente prestaba atención a los libros sin querer pasar las hojas rápidamente para ver las ilustraciones. Todo depende de la madurez y personalidad de nuestros niños.

¿Qué podemos hacer si aún no está en el momento para historias más complejas? Regresemos a lo básico. Historias más sencillas, algo más animado, como lo que tenemos que hacer. Si de plano no quiere tocar un libro, quizás de lo tanto que hemos insistido, o porque el proceso de aprendizaje en la escuela le ha resultado complicado, podemos fomentar su imaginación y su curiosidad por conocer nuevas historias contándole un cuento nosotros. Así, acostados antes de dormir, sin ningún libro por el momento, podemos contarles una historia de uno de los libros que tenemos. Y poco a poco volver a los libros.


De 7 a 10 años

Esta etapa es crucial en nuestros intentos. Los niños comienzan a sentirse demasiado maduros para las historias de bebés, quieren algo más emocionante y complejo. Dependiendo de la madurez, comenzaremos con historias sin ilustraciones. Lo sé, rompe el corazón💔. Nuestros niños ya no son tan pequeños, luchan por su independencia y por definir sus gustos y a ellos mismos.

Y aquí tenemos cierto problema porque es una edad de traslape.

¿A qué me refiero? Técnicamente, no son pre-adolescentes, pero tampoco son niños pequeños. Los libros que leían antes ya no satisfacen la emoción que necesitan sentir para no aburrirse. Es una edad un poco difícil en que empiezan a cuestionar todo, a rebelarse contra lo más infantil y a querer ser mayores a una velocidad a la que nosotros no nos acostumbramos.

Podemos hacer dos cosas: leer libros un poco más complejos en voz alta con ellos, o encontrar libros que les piquen el interés y puedan leer solos

. Aquí no hay otra más que salir con ellos y que ellos sean los que escojan. Pidamos recomendaciones o busquemos en internet para darnos una idea de los libros recomendados para la edad. Goodreads es un buen lugar para ver opiniones y referencias o preguntar si un libro es apropiado. Existen los llamados middle grade que son ideales, pero de nuevo, todo dependerá de la personalidad de nuestros hijos.

Recuerden que no podemos forzar las cosas si queremos evitar malos recuerdos que prevengan por completo que el niño tome un libro sin suspirar y rodar los ojos.

De 11 a 15 años

Dado que aquí los gustos ya se encuentran definidos, podemos saber qué tipo de historias son las que les gustan. ¿Películas de acción? ¿terror? ¿cotidianas y seguras? Esto nos dará una pauta del tipo de libros que podemos ofrecer o recomendar.

Un género muy popular en esta etapa (porque usualmente funciona) es la fantasía. Sí, ya saben qué significa. Harry Potter y libros similares. En particular, esta serie de libros fue tan famosa porque el lenguaje sencillo, pero diverso, logró enganchar a los niños desde temprana edad y su mercado creció junto con los personajes. Las tramas se fueron volviendo más complicadas y delicadas conforme Harry va creciendo, y eso hace que los niños que iniciaron con los primeros libros siguieran amando la serie hasta su conclusión.

Si nunca nos hemos dado a la tarea de inculcar la lectura en esta etapa, ¡aún no todo está perdido! Yo comencé de lleno con la lectura en esta edad y créanme que ha permanecido durante el resto de mis días conmigo.

La clave: buscar un tema que les llame y partir de ahí. Y paciencia, mucha paciencia. Mis hijos aún no están en esta etapa, pero recuerdo esta edad y a veces el mucho insistir de los padres en un tema hace que la rebeldía haga que corramos en la dirección contraria. Pero todo dependerá en nuestro hijo, sus gustos y su relación con nosotros. Tiene que ser una persona muy cercana que inicie el acercamiento, alguien a que preferentemente el niño admire (un tío o tía, primos más grandes, hermanos mayores o los mismos padres, incluso un maestro o entrenador) y que también lea, para que pueda llegar hacia el pre-adolescente por medio de un regalo o recomendación.




Bueno, debido a que me extendí un poquito en esto de las edades, lo dejaré hasta aquí el día de hoy y regresaré próximamente con más acerca de este tema. ¡Gracias por tenerme paciencia!

¡Hasta pronto y gracias por leer!

21 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho la entrada, tengo algunas amigas con hijos que de pronto me preguntan qué hacer para que sus retoños lean y nunca he sabido qué contestarles con exactitud, más que consejos que me llegaron a servir a mi, esta información es muy buena. Gracias por compartirla.
    Saludos infinitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rebeca. En realidad hasta hace poco tampoco estaba muy informada del tema, porque mi hija estaba muy pequeña, así que esto es lo que he podido concluir en mis andares.
      ¡Gracias por la visita! Un abrazo ;)

      Eliminar
  2. Hola muy interesante la entrada gracias por la recomendaciones. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Muy buena entrada e interesante.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  4. Un gran post, es muy muy interesante. Yo también lo intento desde pequeñas con mis sobrinas, ahora tienen 8 años y son unas amantes de los libros.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Uy que entrada más genial. En fin, no voy a tener hijos en un futuro cercano pero sí tengo claro que quiero inculcarles el amor por la lectura, y estos tips creo que van a venir genial a cualquier padre. Pero en fin, sobre todo lo más importante es dar ejemplo: que te vean leyendo, que sepan que los libros es algo valioso y divertido, creo que es lo que más cala.
    A mí desde luego quienes más me influenciaron para que me gustara la lectura fueron mi padre y mi hermana. Vamos, me tenía que leer todo lo que se leía mi hermana sí o sí ajajajja

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, tienes una nueva seguidora :D

      Eliminar
    2. Claro, el ejemplo es lo principal, pero con niños pequeños no es lo único, hay un gran trabajo de por medio, ya que cuando se vuelven adultos es más difícil tomarle el gusto a la lectura.
      Gracias por el comentario!

      Eliminar
  6. Un artículo muy interesante y necesario. Es bueno que los niños se aficionen a la lectura, no tengo hijos pero le recomendaré tu artículo a mi prima que tiene dos niñas :)

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Lectora Errática!,
    Este post me ha parecido de lo más interesante y creo que tienes mucha razón en las cosas que dices :)
    En mi caso, yo creo que el que me leyeran libros por las noches, cuando era pequeña, jugó un papel fundamental, así como el irme adentrando en la lectura y descubriendo los géneros y el tipo de historia que más me gustaba ^^.
    Genial post y muy interesante.
    Un besito de tinta y hasta muy pronto.
    Nos leemos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Pandora. Me da gusto que desde niña hayas tenido contacto con el mundo de los libros, espero que resulte con mi hija como contigo.

      Saludos!

      Eliminar
  8. ¡Qué entrada tan completa! Me ha gustado que hayas dado consejos para cada etapa, siempre viene bien.
    Yo tengo alumnos adolescentes a los que no les gusta leer y estuve pensando una idea hace un tiempo para intentar iniciarles en la lectura... Y no iba muy desencaminada, según lo que pones en tu entrada, así que tal vez le dé una oportunidad.
    ¡Espero la tercera parte! =)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, María! Todavía tengo mucha tela que cortar con este tema, así que seguro habrá tercera parte ;)

      Eliminar
  9. Holaaa
    Me ha encantado este post. Además me parece de lo más útil. Me hizo recordar cuando era niña y mi madre quería que encontrara el gustillo por la lectura como ella. Pero de primeras no había manera. Haste que encontró los libros de "pesadillas". Unos libros de miedo para niños que me tenía enganchadísima. Ese fue el inicio de mi amor por la lectura que me dura hoy en día ;)

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que me ha gustado mucho tu post, lo encuentro muy interesante, soy una gran amente de la lectura, desde bien pequeña he crecido con un libro entre mis manos, pero es que en mi casa siempre han sigo unos grandes lectores por lo que ha sido un acto natural. A dia de hoy veo como la gente cada vez lee menos y eso duele. Te voy a contar una anècdota, hace poco me cambié de piso y mi casero un gran aficionado de la lectura tiene una gran biblioteca, cuando supo que yo también era una amante de la lectura, me ofreció sus libros y periódicamente me deja libros en el buzón.
    Por otra parte y con el tema que nos atañe te voy a decir que los hijos de mis amigas leen bastante, aunque hay una labor por parte de sus padres detrás. Aunque espero que con el tiempo les acabe gustando. Enhorabuena el post muy interessante

    ResponderEliminar
  11. Me ha venido genial esta entrada.
    Siempre digo que a mi mis padres nunca me dieron libros para mi edad, y eso a la larga lo he sufrido porque luego no he querido leer quizás clásicos que si que ya eran de mi edad.
    Por eso esta entrada la veo tan importante, para que sepamos si queremos hacer un regalo o empezar con nuestros niños qué podemos darles y que no.
    Buena entrada, si señora.
    B7s

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, Patricia!

    ¡Me ha encantado el post! Creo que lo primero que hay que tener en cuenta para favorecer el placer por la lectura es no estresar ni obligar a los niños a que lo hagan. Bastantes familias dan por hecho que sus hijos tienen que empezar a leer en un momento concreto y si no lo hacen, les empiezan a exigir a los peques. Cada cosa tiene su tiempo. Lo mejor (desde mi punto de vista) es la estimulación (que no hay que confundir con la obligación y el nerviosismo porque aprendan a leer y les guste la lectura). Como tú bien dices, empezar con libros muy interactivos, llamativos, coloridos porque a los muy peques lo que les llama la atención son los dibujos. Y luego, según la maduración de los niños seguir con libros con un poquito más de texto pero siempre respetando su ritmo y como comentas, no pasa nada por dar un paso hacia atrás. Lo importante es no transmitir actitudes negativas a los niños en referencia a la lectura. ¡Gracias por compartir la entrada! :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...